‘Internet y el futuro de la democracia’ con el Cabildo de Gran Canaria

‘Internet y el futuro de la democracia’ con el Cabildo de Gran Canaria

¿Quién manda en Internet? ¿Qué partes la componen? ¿Cuál es el rol de la ciudadanía? ¿Y el de los estados? ¿Cómo evitar el espionaje? ¿Y la censura? ¿Qué papel juegan los hackers? ¿Existen redes alternativas? ¿Qué pasará cuando todo esté conectado? ¿Es posible un gobierno online? ¿Cuáles son los límites de la democracia digital? ¿Cómo afectará a nuestra evolución como especie?

La pregunta como interpelación abierta del presente es la principal herramienta del periodista, y a ella recurrimos para plantear junto al Cabildo de Gran Canaria la 1ª Conferencia Anual Democracia y Ciudadanía, esta vez con la temática señalada en el titular: Internet y el futuro de la democracia.

Todo empezó por azar, como empiezan tantas cosas, tras leer por marzo de este año un artículo en Jot Down titulado A dos teclas del fin del mundo. Mi cerebro, al parecer predispuesto, comenzó a hacerse las preguntas que inician este posts, y a continuación empecé a pergueñar un encuentro de debate sobre estos temas. Cada vez más, me dije, dependemos de Internet, pero no existe suficiente compresión de lo que realmente es y sus implicaciones para el ser humano.

Al poco tiempo le comenté el proyecto a Jorge P. Artiles, director general de Participación Ciudadana, que también por esa época andaba buscando un tema para su primera conferencia anual, una de las grandes apuestas de su departamento para el periodo 2015-2019.

La gran red mundial que a todos nos conecta nació hace más de 40 años en California con el propósito de ‘enchufar’ universidades e instituciones públicas mediante unos aparatos pesados, caros y difíciles de transportar. Hoy la llevamos en el bolsillo y sus consecuencias son evidentes en prácticamente todos los ámbitos de la actividad humana. Nuestra dependencia de Internet va en aumento, pero ¿sabemos exactamente lo que estamos construyendo?

Una cuestión demasiado importante como para dejar que se resuelva por sí sola mediante la inercia, el azar o una amalgama de intereses que lleguemos a entender demasiado tarde. El propósito de estas preguntas no es respondernos sobre cómo están hoy las cosas, sino cómo será el Internet y el mundo dentro de 15 o 30 años y cómo nos afectará.

 

Tags: , ,